Follow by Email

sábado, 28 de enero de 2012

La historia del aire de la noche

Cuando los más grandes dioses, los que nacieron el mundo, los más primeros, se pensaron en cómo y para qué iban a hacer lo que iban a hacer, hicieron una su asamblea donde cada cual sacó su palabra para saberla y que los otros la conocieran. Así cada uno de los más primeros dioses iba sacándose una palabra y la aventaba al centro de la asamblea y ahí rebotaba y llegaba a otro dios que la agarraba y la aventaba de nuevo y así como pelota iba la palabra de un lado a otro hasta que ya todos la entendían y entonces hacían en su acuerdo los dioses más grandes que fueron los que nacieron todas las cosas que llamamos mundos.


Uno de los acuerdos que encontraron cuando sacaron sus palabras fue el que cada camino tuviera su caminante y cada caminante su camino. Y entonces iban naciendo las cosas completas o sea que cada quien con su cada cual.

Así fue como nacieron el aire y los pájaros. O sea que no hubo primero aire y luego pájaros para que lo caminaran, ni tampoco hicieron los pájaros primero y después el aire para que lo volaran. Igual hicieron con el agua y los peces que la nadan, la tierra y los animales que la andan, el camino y los pies que lo caminan. Pero hablando de los pájaros, hubo uno que mucho protestaba contra el aire.

Decía este pájaro que mejor y más rápido volara si el aire no se le opusiera. Mucho rezongaba este pájaro porque, aunque su vuelo era ágil y veloz, siempre quería que fuera más y mejor, y si no podía serlo era porque, decía él, el aire se convertía en un obstáculo. Los dioses se fastidiaron de que mucho mal hablaba este pájaro que en el aire volaba y del aire se quejaba. Así que, de castigo, los dioses primeros le quitaron las plumas y la luz de los ojos. Desnudo lo mandaron al frío de la noche y ciego debía volar. Entonces su vuelo, antes gracioso y ligero, se volvió desordenado y torpe.

Pero ya hallado y después de muchos golpes y tropiezos, el pájaro éste se dio la maña de ver con los oídos. Hablándole a las cosas, este pájaro, o sea el Tzotz, orienta su camino y conoce el mundo que le responde en lengua que sólo él sabe escuchar. Sin plumas que lo vistan, ciego y con un vuelo nervioso y atropellado, el murciélago reina la noche de la montaña y ningún animal camina mejor que él los oscuros aires.

De este pájaro, el Tzotz, el murciélago, aprendieron los hombres y mujeres verdaderos a darle valor grande y poderoso a la palabra hablada, al sonido del pensamiento.

Aprendieron también que la noche encierra muchos mundos y que hay que saber escucharlos para irlos sacando y floreciendo. Con palabras nacen los mundos que la noche tiene. Sonando se hacen luces, y tantos son que no caben en la tierra y muchos terminan por acomodarse en el cielo. Por eso dicen que las estrellas se nacen en el suelo.

Los más grandes dioses nacieron también a los hombres y mujeres, no para que uno fuera camino del otro, sino para que fueran al mismo tiempo camino y caminante del otro.

Diferentes los hicieron para estarse juntos. Para que se amaran hicieron los más grandes dioses a los hombres y mujeres. Por eso el aire de la noche es el más mejor para volarse, para pensarse, para hablarse y para amarse

viernes, 20 de enero de 2012

"Contar azul" y "Rincón embrujado" de Maria Alicia Esain


CONTAR AZUL

Me gusta mucho ser Abuela Cuenta Cuentos,
repartir mil historias por encuentro,
pasarles el plumero,
ponerles un sombrero,
guardarme el pago en besos al momento.

Abrigo monstruos debajo de la cama
y ratones que usan gorro de lana
y flores voladoras
con alas color mora
y loros enfermeros que dicen "sana", "sana".

Todos se duermen en mi bolsa viajera
que se pintó de azul de tan cuentera.
Cuando ellos se despiertan,
la bolsa queda abierta …
¡Se vacía por ser tan paseandera!

De ese modo, la magia sale andando
cual mariposas que se mueven bailando.
El sol alumbra y brilla,
construye maravillas,
y si hay lluvia, por dentro va cantando…

MARÍA ALICIA ESAIN
Publicado con autorizaciòn de la autora


RINCÓN EMBRUJADO
Cuando dos brujas se juntan
y hacen hervir sus calderos...
¡Humo de cuentos y versos
es lo que sale primero!

Después preparan recetas,
enlazadas una a una.
Una bruja de ciudad...
Una bruja de laguna...

¡Qué peligro, las dos juntas,
barriendo por los rincones
para armar sus estofados
con arañas y ratones!

¡Jamás les hagan cosquillas,
no busquen su carcajada,
pues la risa las asusta
y se transforman en nada!

Sólo reciben rezongos
envueltos para regalo,
bichos feos, gatos negros
y espantapájaros malos.

Así quedarán contentas
con sus queridos lectores.
No hay dos brujas como éstas...
¡Pues ellas son las peores!

lunes, 2 de enero de 2012

El teatro


Juan Carlos Gené. Escrito en el escenario

Para mí el teatro ha sido siempre y sigue siendo la terca custodia de una luz para los hombres; para los que lo hacen y para quienes lo presencian; para quienes lo escriben y quienes lo corporizan; los que lo pueblan de técnicas y de artes que sintetizan las tareas más nobles y bellas que los hombres han realizado. Estoy, en este tiempo, amándolo y contra él. No creo en el azar como motor de la vida, sino en su misterio. Y en todo sigo viendo causa de reverencia, invitación al asombro. El teatro presenta al hombre como es, angelical y homicida, tierno y cruel. Nunca ha sido el teatro ámbito de almibaradas visiones del hombre. Y cuando tal cosa ocurrió, sus cultores cayeron en el olvido. Permite ver a los hombres desde perspectivas que nunca ofrece la realidad; y nos enseña a descubrir y amar, precisamente, lo que la realidad oculta: a comprendernos y aceptarnos y también a cuestionarnos y no aceptarnos. Ése es el sentido de este oficio y es lo que da al oficiante una nobleza y una trascendencia que casi siempre ignora. El teatro es reserva de la vida, en gesto de aprecio y celebración de sí misma. Es el espacio de la dignidad del hombre".