Follow by Email

martes, 30 de noviembre de 2010

Prólogo de "El principito" de Saint Exupery

Prólogo  de "El Principito" de Saint Exupery


Dedicatoria.



Pido perdón a los niños por haber dedicado este libro a una persona mayor.

Tengo una seria excusa: esta persona mayor es el mejor amigo que tengo en el mundo. Pero tengo otra excusa: esta persona mayor es capaz de comprenderlo todo, incluso los libros para niños.



Tengo una tercera excusa todavía: esta persona mayor vive en Francia, donde pasa hambre y frío. Tiene, por consiguiente, una gran necesidad de ser consolada. Si no fueran suficientes todas esas razones, quiero entonces dedicar este libro al niño que fue hace tiempo esta persona mayor. Todas las personas mayores antes han sido niños. (Pero pocas de ellas lo recuerdan).

Corrijo, por consiguiente, mi dedicatoria:



A LEÓN WERTH, cuando era un niño

viernes, 26 de noviembre de 2010

Fiesta Provincial de la Lectura


Regresando en el Bibliomóvil
Participamos más de veinte narradoras en distintos ámbitos. Mi compañera Amelia Tallarico y yo concurrimos a la Sociedad de Fomento Alberdi de Burzaco

Texto leído por el actor Horacio Bermúdez


Medio Pan y un Libro.
Locución de Federico García Lorca al Pueblo de Fuente de Vaqueros (Granada), Septiembre 1931.
"Cuando alguien va al teatro, a un concierto o a una fiesta de cualquier índole que sea, si la fiesta es de su agrado, recuerda inmediatamente y lamenta que las personas que él quiere no se encuentren allí.
‘Lo que le gustaría esto a mi hermana, a mi padre’, piensa, y no goza ya del espectáculo sino a través de una leve melancolía.
Esta es la melancolía que yo siento; no por la gente de mi casa, que sería pequeño y ruin, sino por todas las criaturas que por falta de medios y por desgracia suya no gozan del supremo bien de la belleza que es vida y es bondad y es serenidad y es pasión.
Por eso no tengo nunca un libro, porque regalo cuantos compro, que son infinitos, y por eso estoy aquí honrado y contento de inaugurar esta biblioteca del pueblo, la primera seguramente en toda la provincia de Granada.
No sólo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle, no pediría un pan; pediría medio pan y un libro.
Y yo ataco desde aquí violentamente a los que solamente hablan de reivindicaciones económicas sin nombrar jamás las reivindicaciones culturales, que es lo que los pueblos piden a gritos.
Bien está que todos los hombres coman, pero que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano, porque lo contrario es convertirlos en máquinas al servicio del Estado; es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.
Yo tengo mucha más lástima de un hombre que quiere saber y no puede, que de un hambriento. Porque un hambriento puede calmar su hambre fácilmente con un pedazo de pan o con unas frutas, pero un hombre que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque son libros, libros, muchos libros los que necesita, y ¿dónde están esos libros?
¡Libros! ¡Libros! He aquí una palabra mágica que equivale a decir: ‘amor, amor’, y que debían los pueblos pedir como piden pan o como anhelan la lluvia para sus sementeras. Cuando el insigne escritor ruso Fedor Dostoyevsky, padre de la revolución rusa mucho más que Lenin, estaba prisionero en la Siberia, alejado del mundo, entre cuatro paredes y cercado por desoladas llanuras de nieve infinita, y pedía socorro en carta a su lejana familia, sólo decía: ‘¡Enviadme libros, libros, muchos libros para que mi alma no muera!’.
Tenía frío y no pedía fuego; tenía terrible sed y no pedía agua; pedía libros, es decir, horizontes; es decir, escaleras para subir la cumbre del espíritu y del corazón. Porque la agonía física, biológica, natural, de un cuerpo con hambre, sed o frío dura poco, muy poco; pero la agonía del alma insatisfecha dura toda la vida.
Ya ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los sabios más verdaderos de Europa, que el lema de la República debe ser: ‘Cultura’.
Cultura, porque sólo a través de ella pueden resolverse los problemas en que hoy se debate el pueblo lleno de fe, pero falto de luz.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

"La buena reputación" de Mateo Bautista, cuento narrado el 14 de noviembre de 2010


                                          !Hasta el año que viene!









El Grupo de Narradores Comunitarios EL SUR NARRA, al que pertenezco, presentó el domingo 14 de noviembre en la Sala José María Castiñeira de Dios: "Usted elige y... EL SUR NARRA".

En esta oportunidad el público eligió narrador y cuento; de modo que todos los narradores del grupo pudieron narrar.

Los treinta narradores del Grupo que coordina desde hace seis años la docente Mabel Cosenza hicieron las delicias del público que colmó la sala, hubo risas,emoción y premios ya que se distinguió a las personas que asistieron a los ocho espectáculos que se realizaron este año.

La revalorización de la palabra oral en la escucha de cuentos e historias, el desarrollo de la inteligencia y la actitud creadora, la afectividad y la fantasía, la exploración y la búsqueda de recursos nuevos se pusieron en juego en cada uno de los encuentros



 
 
 
 

viernes, 12 de noviembre de 2010

El destino de los libros "Enviado por Eduardo Dayán al foro de literatura infantil seva"

Lo peor que puede ocurrir con un libro es que permanezca virgen toda su vida. El libro fue hecho para ser utilizado, amado, devorado. Los buenos libros fueron hechos para ayudarlo a usted a pensar. Todas las grandes conquistas del hombre tuvieron como base muchas lecturas. Usted también puede realizar sus conquistas. Cada vez que usted lee un buen libro, algo cambia dentro de usted. Usted se vuelve un poco más inteligente, está mejor informado y tiene mayor conciencia para mejorar su propia vida y la de los demás. Basta un centímetro de lectura por día para que usted perciba las cosas mucho más adelante. Para que usted pueda ir mucho más lejos. Un buen comienzo es descubrir a Brasil por sus mejores autores. Lea los buenos libros. Los libros que abren los ojos, no los que adormecen. Lea y haga propaganda entre sus amigos. Con cada nuevo lector de buenos libros va surgiendo un país nuevo. Retire los libros de la biblioteca y póngalos en lugar seguro. Delante de sus ojos. Dentro de su cabeza. Lea más. Enriquezca su cabeza. Aviso de publicitarios del Brasil agrupados en el Clube do Criação, que apareció en diarios y revistas brasileños durante 1976.

Narración en La ES.Nº 20 el 29 de junio de 2010

Fuí a narrar invitada por la bibliotecaria señorita Mónica Rial.
Conté los siguientes cuentos: El negro salió campeón de María Teresa Andruetto
                                                       El hombrecito verde de Elsa Bornemann
                                                       La gallina aeronauta de Ema Wolf
                                                       ¿Dónde está Milena? leyenda urbana
                                                        El globo azul de Julia Rossi